Kintsugi
Lifestyle Design

50.- Kintsugi, una filosofía de vida basada en resiliencia

Cada ser un humano tiene una historia. Una vida llena de viajes con y sin final feliz. De risas y silencios. De momentos íntimos con nuestros hijos, nuestros amigos y nuestros equipos de trabajo. Cuantas conversaciones que forjaron relaciones duraderas y otras fugaces.

Casi siempre cuando se habla de belleza, imaginamos vidas y personas que cumplen todos los patrones de “perfección” que una vez nos contaron. Solemos medir el éxito con la misma vara para todos (puedes leer este artículo que escribí sobre el éxito aquí) y por lo mismo, terminamos viviendo vidas y éxitos de personas que no somos nosotros. No todo es un buen cargo o un alto salario.

Y casi siempre ese afán de perfección y éxito nos lleva a escondernos bajo el manto de las redes sociales que muestran historias perfectas aunque podamos estar golpeados o heridos. Vulnerables o con cicatrices de vida.

¿Que es Kintsugi?

Kintsugi es una palabra japonesa que significa “carpintería de oro” y que proviene de una práctica tradicional de reparar objetos de cerámica que se rompieron y que en vez de ser descartados o desechados, se reparan usando un barniz espolvoreado de oro para convertir el resultado en una pieza única.

Cada objeto cerámico que se destruye, tiene patrones diferentes, por lo que muchas veces un objeto que podía ser estándar, al ser reparado mediante esta técnica, pasa a convertirse en una pieza única y muchas veces más valiosa que la pieza original.

Piénsalo. En vez de esconder sus partes rotas o desechar la pieza, esta técnica las resalta con el dorado del oro y convierte las cicatrices, en objetos de belleza. De celebración estética que le dan una historia a un objeto inerte.

La metáfora está llena de belleza y no es que las cicatrices sean bellas en si mismas, sino que al tratarlas con cariño y arte, pueden repararse y convertirse en una apología a la resiliencia y a lo hermoso de lo genuino. Sin máscaras. Celebrando el rearmar algo que estaba roto.

La importancia de la paciencia y la salud mental.

En otras circunstancias he hablado de lo relevante que considero la salud mental para los emprendedores (puedes leerlo acá) y por supuesto para todas las personas. Pero acá aparece la cultura japonesa nuevamente con el Kintsugi (también conocido como Kintsukoroi) nuevamente para dejar una historia y una enseñanza.

Ashikaga Yoshimasa sentía mucho apego por una pieza que utilizaba para la ceremonia del té y que al no querer desecharla, decidió enviarla a China para repararla. 

Al poco tiempo, recibe la pieza reparada pero con unos simples corchetes que no lo dejaron satisfecho (aveces creemos que reparar rápido es mejor. A quien no le ha pasado).

En un segundo intento, envía la pieza a artesanos locales en Japón que la reparan utilizando esta técnica que dejó feliz a Ashikaga Yoshimasa. 

Tras bambalinas, el proceso de secado del barniz que puede tardar meses, es un acto de paciencia para el proceso que vuelve a dejar enseñanzas. Si quieres durabilidad y que las cicatrices se conviertan en una obra de arte, no basta con ponerle unos corchetes. 

¿Cuantas veces te has roto?

Todas las vidas tienen de una u otra forma historias que nos desarmaron. Que rompieron ciclos o inercias que veníamos experimentando, y nos quebraron (pasa a mirar esta historia de golpe y aprendizajes acá).

Si logramos encarar esas cicatrices con cariño y autocompasión, estoy seguro que podremos ir cubriendo de oro y salir brillando y listos para desplegarnos en las próximas aventuras que nos tiene preparada la vida.

Abraza tu historia y celebra la de los demás.

Perdonar y perdonarse. Conectarse con las heridas de los otros y verlas como una parte fundamental de lo que los hace únicos, permitirá reinventarse y conectarse con las personas sin tapujos, sin tabúes y con la libertad de diseñar tu propia medida del éxito y la belleza.

El covid dejó muchas heridas. ¿Acaso no podemos convertirlas en aprendizajes?

No es que la belleza esté sobrevalorada. Es que la belleza tiene distintas formas. Y esas diferencias, si las miras con atención, te permitirán contemplar las cosas lindas que nos regala la vida.

Si quieres saber más información de esta hermosa práctica, te recomiendo el libro Japonismo y este link de ellos mismos.

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *