Emprendimiento e Innovación,  Lifestyle Design

#7 – ¿Qué es el éxito?

Todos lo buscan pero pocos se preguntan que es realmente. Es de esos términos algo ambiguos que nos movilizan en una dirección pero que no logramos terminar de entender y que suele basarse en las expectativas que nos ponemos y como opuesto al fracaso. Un motor de motivación hacia una meta que cambia con el tiempo y que muchas veces viene más de afuera que de adentro.

Si uno busca imágenes en Google con la palabra “éxito” verá gente alcanzando cumbres, de primero en un podio o con muchos billetes a su alrededor. En general hombres blancos y vestidos con traje. La vieja imagen como la de Harvey Specter de la serie Suits o incluso la de Leonardo di Caprio en el lobo de Wallstreet. Dinero, mujeres, prestigio, mansiones, yates y autos de lujo. ¿Es para ti también esa la visión de éxito que tienes?

El éxito es un menú mucho más amplio

Por más que desde afuera recibamos estereotipos del éxito, al final de cuentas cada uno “siente” el éxito de forma diferente. Y digo siente, por que uno puede acercarse casi 100% al target estereotipado desde afuera, y no “sentir” ese triunfo, logro o meta como nos dijeron que sería.

Y por otro lado, hay personas que se sienten exitosas con vidas muy diferentes a las que uno podría imaginar. Con logros muy personales. O con triunfos que para algunos serían indiferentes, pero para ellos tienen significado. Es importante que nuestra medida del éxito tenga ese significado para nosotros. Coherente con quienes somos.

Siempre habrá un mundo afuera influenciando

No hay ninguna duda que a pesar que queramos abstenernos de los estímulos externos, siempre habrá un componente cultural y de nuestro círculo en torno a nuestra percepción de éxito. Si quienes están a mi alrededor batallan por un significado asociado al dinero, al crecimiento vertical en las empresas y a los autos de lujo, es muy difícil no aspirar al éxito en esa forma.

Nos influencian y nos hacen desear. Somos seres sociales, y por más autosuficientes que nos sintamos, o con pensamiento crítico, en algún lugar de nuestro proceso evolutivo, nos importó lo que los demás pensaron como una forma de sobrevivir. Pero así como eso puede afectarnos negativamente, también puede ser una oportunidad para usarlo a nuestro favor. ¿Y si diseñamos nuestro ambiente?

Nuestra red de referentes y nuestro círculo virtuoso

Recibimos esos mensajes externos en las series, en nuestros grupos de pertenencia, nuestras profesiones y en general en el medio ambiente en que nos desenvolvemos. Cada uno de esos grupos le entrega una etiqueta a la medida del éxito que en él debiera tener. Y por consiguiente nos hace difícil la “libertad” de elegir.

Pero la gran oportunidad es rodearnos de personas que encarnen nuestra visión más profunda del logro. Y no solo en el ámbito profesional. Si soy papá, el tipo de papá que sueño ser. Si quiero ser emprendedor o empresario, el tipo de referente como el que me gustaría ser. Y así en cada ámbito de la vida, habrá algún pionero que construyó un camino con el que sueñas.

No solo las personas de las que te rodeas

También el lugar donde vives. Si te importa el emprendimiento y vives en Silicon Valley, sentirás que vives en el paraíso y permanentemente estimulado. Lo mismo si te moviliza el deporte, la naturaleza, la tranquilidad, la vorágine, la cultura, el arte, etc. Viviendo en un lugar, uno podría alinear sus valores y visión del éxito con la vida misma que se “palpita” en un determinado lugar. Y siempre habrá un lugar que celebre el éxito bajo tu visión deseada de la vida.

Y eso mismo pasa con la empresa. Hay empresas que celebran un tipo de cultura, valores y éxito que pueden estar totalmente alineados contigo y potenciar el tipo de persona y profesional que aspiras a ser, y otros lugares que te apagan y no sacan lo mejor de ti.

Elegir a quien admiras, con quien te rodeas, donde trabajas o donde vives, son factores que pueden parecer insignificantes, pero a la larga son probablemente uno de los factores fundamentales para ser la mejor versión de ti mismo y sentir que has logrado el éxito.  

Tu toque único

Una vez que logras crear tu medio ambiente para sentirte alineado, y con la cancha perfecta para salir a hacer tu juego y perseguir tu medida del éxito, viene la magia que puedas utilizar “en la cancha”. Ronaldinho Gaucho y Gattusso jugaban el mismo deporte, pero cada uno utilizaba sus propias herramientas, su ingrediente único y se convirtieron en increíbles futbolistas admirados y respetados por sus pares. Y sin duda, futbolistas exitosos. 

¿Qué habría pasado si Ronaldinho hubiera elegido ser abogado, Einstein basquetbolista o Steve Jobs médico? Nunca lo sabremos, pero queda claro que se rodearon de los de su tribu, sacaron su máximo potencial y utilizaron como ningún otro su ingrediente único que seguramente los hacía sentir especiales y exitosos.

Los valores en el cimiento del éxito

Los años pasan y uno va consolidando ciertos valores que movilizan la forma en que vivimos la vida. Podemos cambiar de opinión, de trabajo o de país. Pero nuestros valores nos acompañan a todas partes. Son la esencia de los que somos (igual como los core values de una empresa).

Nuestra identidad se dibuja en cuanto a lo que nos importa. Nuestros propósitos. Nuestras creencias. Vemos el mundo con nuestros propio ángulo, y ese prisma viene muy influenciado por nuestros valores. Están en la base de todo y nos ayudarán a construir nuestro mapa para el éxito. Definirlos, percibirlos y hacerlos visibles para nosotros es fundamental para alinearlo con nuestras metas.

Definir nuestra propia medida del éxito

Contexto que nos rodea, ingrediente único y nuestros “core values” son desde mi punto de vista, la base para perseguir nuestra propia visión del éxito, y por que no decirlo, dar paso a un segundo concepto ambiguo pero que sabemos que está cuando lo sentimos; la felicidad.

En lo personal he aprendido a ser muy cuidadoso en las personas y contextos donde me muevo. En determinar cual es el ingrediente que me puede hacer un mejor “jugador” y por tanto acercarme al éxito y sobre todo, en mapear mi medida del éxito basado en mis valores. ¿Lo has hecho tú también?

POST QUE SE ENMARCA EN EXPERIMENTO DE 50 DÍAS

Este artículo se enmarca dentro de un experimento de 50 días que busca implementar un pequeño life hack de mejoras marginales en el cuál escribiré 50 artículos, haré 5.000 abdominales y leeré 1.000 páginas de un libro en otro idioma. Puedes ver los detalles aquí.

Pequeñas conclusiones

1.- En escribir este micro post me demoré 42 minutos incluyendo la carga, encontrar las fotos y todo lo necesario.

2.- En hacer 100 abdominales me demoré un poco menos de 3 minutos en 5 series de 20 y algunos segundos de descanso entre cada una.

3.- 22 minutos leyendo 20 páginas del libro “No Filter: the inside story of Instagram”.

TOTAL: 55 minutos – 7/50 (14%) del desafío completo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *