Emprendimiento e Innovación

#4 – La salud mental de los emprendedores

Salud mental en un contexto de crisis

La pandemia ha puesto sobre la mesa como nunca antes la importancia de la salud mental y el impacto que genera en las personas. Y en particular, en el ámbito del trabajo.

Estar encerrado 24/7 sin poder salir de tu casa, trabajando largas horas y en un contexto de máxima incertidumbre sin saber si tu empresa sobrevivirá o tu trabajo seguirá vigente cuando esto pase.

Este contexto es como una bomba de tiempo para que estalle en nuestra salud.

¿Cómo no dudar? ¿Cómo no enfermarse?

Los emprendedores no necesitan pandemia

Emprender como hemos dicho antes, es uno de los viajes más fascinantes y desafiantes en el que una persona se puede embarcar.

Crear algo de cero, con alto nivel de crecimiento e innovación es sumamente difícil en si mismo. Al 2019 los estudios muestran que el 90% de las startups no sobreviven después de 5 años

En otras palabras, 9 de cada 10 emprendedores se arriesgan a quedar sin trabajo y sin empresa todo el tiempo. Y no necesitan pandemia para intentar sobrellevar esos mismo niveles de incertidumbre que hoy las personas están sintiendo a causa del covid19. 

Emprender es como vivir el 100% de tu tiempo tensionado y con altos niveles de incertidumbre y presión (y al principio, sin los retornos de ese esfuerzo). ¿Puedo pagar sueldos? ¿Cuanto financiamiento nos queda? ¿No logramos encontrar market fit? ¿Podemos quebrar en cualquier minuto? ¿Se cayó un cliente importante o un inversionista que estábamos casi listo?

En estricto rigor, emprender no es lo mismo que estar en pandemia, pero nuestras emociones si se ven expuestas de una forma similar. Los niveles de cortizol viven por las nubes. 

Finalmente, emprender puede ser un viaje solitario y por supuesto que puede hacer que nos enfermemos. Y la “estigmatización” de que la salud mental es cosa de “débiles” atenta aún más contra el auto cuidado y el emprender saludable. Eso no conlleva disminuir riesgos o trabajar menos duro. Pero si compensar con acciones concretas de cuidado los niveles propios de presión asociados a levantar una startup.

La salud mental es algo de lo que debemos hablar

Emprender de forma exitosa es una maratón para la cual debemos entrenarnos y prepararnos. Hay veces que es necesario dosificar para así poder enfrentar el desafío de todos los kilómetros y no solo los kilómetros iniciales. 

El burn out es un verdadero problema en los emprendedores y sus equipos. Según un artículo de Forbes, los emprendedores tienen un 50% más probabilidades de tener algún problema de salud mental que una persona “normal” y el doble de probabilidades de tener depresión. Techcrunch por su parte señala que los fundadores tienen 3 veces más probabilidades de sufrir abuso de sustancias, 10 veces más probabilidades de sufrir desorden bipolar y el doble de probabilidades experimentar pensamientos suicidas.

No es un juego y no es algo superficial. 

¿Qué podemos hacer?

Cuidarnos. Cuidarnos individualmente y cuidarnos entre nosotros.

Intentar abstenerse de todos los prejuicios que conlleva este tema y buscar ayuda, no temerle a la vulnerabilidad y sobre todo, rodearse de una red de apoyo que entienda que esto es parte del proceso y que para sobrellevarlo y alcanzar el “éxito”, debemos ser capaces de estar vivos y saludables.

En particular en esta linea son claves los inversionistas, mentores, equipos y familias. Si algunos de ellos han pasado por la carrera de emprender, podrán empatizar más fácil con las dificultades de este viaje y acompañar y levantar alertas cuando corresponda.

Pero sobre todo es clave que nosotros aceptemos que viviremos con altos niveles de tensión y debemos acorazarnos para que el viaje sea adrenalínico, pero no pernicioso. Puede ser una aventura fascinante si trabajamos en esto o una tortura si lo invisibilizamos. 

El desarrollo personal y la productividad tienen un ámbito personal que no se puede descuidar si queremos que los proyectos lleguen al infinito. Y si nos ha ido bien hasta ahora no hay que darlo por hecho. Es un deber de todos los días.

*ALERTA: Este artículo se escribe desde la opinión de un emprendedor sin conocimientos técnicos en este sentido. Si necesitas ayuda, busca ayuda profesional.

POST QUE SE ENMARCA EN EXPERIMENTO DE 50 DÍAS

Este artículo se enmarca dentro de un experimento de 50 días que busca implementar un pequeño life hack de mejoras marginales en el cuál escribiré 50 artículos, haré 5.000 abdominales y leeré 1.000 páginas de un libro en otro idioma. Puedes ver los detalles aquí.

Pequeñas conclusiones

1.- En escribir este micro post me demoré 50 minutos incluyendo la carga, encontrar las fotos y todo lo necesario.

2.- En hacer 100 abdominales me demoré 2.40 minutos en 4 series de 25 y algunos segundos de descanso entre cada una.

3.- 21 minutos leyendo 20 páginas del libro “No Filter: the inside story of Instagram”.

TOTAL: 1 hora 13 minutos – 4/50 (8%) del desafío completo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *